PRIMERAS IMPRESIONES DEL STEAM LINK Y EL STEAM CONTROLLER

He estado unas 8 horas probando ambos dispositivos con distintos juegos y configuraciones, y estas dos piezas de hardware tienen mucho que decir, con luces pero, por desgracia, algunas sombras que podrían impedir disfrutar de lo que se pretende ofrecer.

El equipo con  el que los he probado es a grandes rasgos:

  • PC: i7 con 16GB de RAM y una Nvidia GTX 980 Ti.
  • Router Asus DSL-AC68U con wifi dual a 2.4 y 5GHz.
  • Red LAN a través de PLC TPLink TL-PA4010P.

__________________

STEAM LINK (en adelante SL):

Muy pequeño y con las conexiones justas y necesarias (HDMI, 2 USB, una entrada para cable LAN y la entrada para el adaptador de corriente). Se configura rápida y fácilmente, tanto con teclado y ratón como con un mando de 360 o de One con cable, o con el mismo Steam Controller en pocos pasos.

Antes de conectar con el ordenador y con Steam, aparece su propia interfaz de configuración (lo primero que pide es actualizar el firmware) en la que están los parámetros más importantes y problemáticos a la vez: calidad del streaming, resolución y activación/desactivación de la codificación/decodificación por hardware. En cuanto detecta un PC con Steam abierto, da un pin de 4 cifras para introducir en el ordenador (host), en una ventana que salta automáticamente, y la sincronización queda hecha para los restos.

El SL activa el modo Big Picture por defecto, desde el cual se pueden configurar los mismos parámetros desde el host que se podían elegir en el cliente. Esto al principio puede parecer confuso, pero lo malo realmente es que toquetear las configuraciones ofrece resultados muy dispares y nada sistemáticos, con lo que cuesta mucho evaluar el impacto de los cambios.

En el soporte técnico del SL en Steam se dice explícitamente que el dispositivo está optimizado para funcionar con wifi 5G, y en determinado momento de las pruebas así lo pareció, dando mejor calidad de imagen y estabilidad que por cable, pero esto está por ver.

Uno de los problemas que encontré fue que Steam llegó a recibir 3 actualizaciones en los dos días que estuve probando, y tras cada actualización los diferentes ajustes parecían cambiar su rendimiento, tanto por wifi como por LAN.

Hay que tener en cuenta que, aparentemente, la decodificación por hardware (según se deduce de las posibilidades de configuración del SL) la hace el propio SL (esto me hace arquear una ceja, porque la caja es ínfima de tamaño y peso, no sé de hardware pero me extraña), y la codificación por hardware en teoría la hace el host (esto tampoco queda claro: ¿es una tarea que cae sobre la gráfica, la CPU, compartida entre ambas?). En distintas combinaciones de codificación/decodificación activada/desactivada, no hay manera de percibir nada sistemático. En los foros de Steam se dice que depende del equipo de cada uno, que depende del juego (me inclino a pensar en esto último), del router… Cada juego es un mundo, funciona de distinta manera, y por lo observado me atrevo a anticipar que juegos con mayor carga de CPU/GPU son más propensos a sufrir congelación del stream, parones y stuttering. ¿Debería esto ser así? Si se trata de un streaming de vídeo/audio sin más, ¿por qué el rendimiento difiere según juego?

Los juegos con los que probé el streaming fueron:

  • The Vanishing of Ethan Carter (Redux)
  • Batman Arkham Knight
  • Wolfenstein: The New Order
  • Divinity: Original Sin
  • Pillars of Eternity
  • Faster Than Light
  • Xcom: Enemy Unknow

Cada uno de estos juegos ha dado rendimientos muy dispares que no me han dejado sacar conclusiones claras.

El mejor y más impresionante resultado lo he obtenido con TVOEC. El juego es gráficamente una bestia, y al principio, conectado por LAN, a 1080p y calidad alta, iba fino, pero tras un par de minutos el stream se congelaba durante décimas de segundo a veces, y luego hasta durante 4/6 segundos. Probé a bajar la resolución a 720p y calidad equilibrada y rápida después, y todo seguía igual. En el proceso, Steam pidió actualizar, y tras el parche pude volver a 1080p en calidad alta por LAN, pero aunque el stream no daba ningún tirón ni cuelgue, la compresión de vídeo empezó a ser mediocre, viéndose en el centro de la pantalla el típico efecto como de gasa pixelada. Posteriormente, conecté por wifi 5G y la cosa mejoró, al máximo de calidad y resolución, y minutos y minutos y más minutos sin la menor pérdida de frames ni parones ni nada. Suave como mantequilla y espectacular.

Conclusión: TVOEC, perfecto por wifi 5G al máximo de calidad y con codificación/decodificación por hardware (perfecto quiere decir PERFECTO). Me hace pensar que los PLC podrían tener la culpa, pero en todo lo demás (consolas, PC) van perfectos y no he tenido cortes de ningún tipo.

El segundo juego más probado ha sido el W:TNO. Resultados irregulares. No he logrado eliminar al 100% ciertos frames perdidos cada pocos minutos (quizás cada minuto y medio/dos minutos), pero tiene el mismo rendimiento tanto por LAN como por wifi, inexplicablemente. En este, bajar a 720p mejora notablemente el problema, pero no lo elimina. Lo curioso: el streaming se congela precisamente siempre que hay más elementos y acción en pantalla, lo que haría pensar que una carga mayor en CPU o gráfica sería la responsable de los parones, pero ¿esto es así en un juego como este, capado a 60FPS y con un i7 con 16GB de RAM y una GTX 980 Ti? Mosquea un poco, porque no es como cualquier problema de framebuffer sostenible que pierdes algún fotograma pero sólo molesta un poco: lo vuelve injugable. En el capítulo del sanatorio mental, por ejemplo, se puede jugar razonablemente bien, hasta que logras salir al exterior y llega un tanque y una horda de soldados. Ahí, los parones son tanto y tan largos que simplemente no se puede.

Otro juego ha sido el B:AK. En este, la situación es idéntica al W:TNO, pero exagerando los extremos: se ve mejor, va más suave, espectacular, sin input lag, pero de repente, tras unos minutos impecables, el juego empieza a perder lotes de frames a lo grande cada 20/30 segundos hasta cada minuto y pico. Y también pasa cuando hay más enemigos o cuando, en el Batmóvil, te enfrentas a varios tanques. Un minuto o dos perfectos, seguidos por congelamientos de stream de entre 2 y 5 segundos. Lo cual lo hace injugable en este estado.

D:OS, PoE y FTL sin embargo han sido increíbles. Perfección absoluta, calidad de vídeo y audio perfectas, ni un tirón, simplemente ideales, totalmente jugables y disfrutables.

Y el XCom, no llega a arrancar. Pantalla negra, Big Picture se queda en el menú del juego diciendo que se está ejecutando, pero no hace nada.

La wifi por 5G en teoría asegura que no haya interferencias con otros dispositivos, pero tiene un inconveniente: dicen en el soporte técnico que tiene mucho menor alcance que la 2.4, y el indicador de señal wifi del SL me señala un 75% de fuerza de señal, Y ENTRE EL ROUTER Y EL STEAM LINK SÓLO HAY TRES METROS DE DISTANCIA. La LAN por PLC parece ser problemática según en qué juego, y quisiera creer que ahí no está el problema porque van perfectos para todo lo demás en la casa. Diría que los problemas asociados a juegos concretos tienen que ver con que esto está muy crudo aún, y el modo de streaming es algo más que sólo mandar audio y vídeo, y que depende de la carga de trabajo que soporten CPU, GPU o ambas a la vez. Algo raro pasa, y veremos a ver si tiene arreglo.

¿Conclusiones? No hay input lag, no es apreciable, así que el aparato podría funcionar. ¿Problemas? Muchos. No funciona con la solidez necesaria para jugar, vaya a saber la culpa dónde está. Está muy verde aún y aunque es 100% funcional en algunos juegos, muchos otros no están en un estado ni siquiera tolerable.

_________________

STEAM CONTROLLER (en adelante SC).

He leído a gente decir cosas como que un mando tiene que adaptarse a ti (¿cómo?) y no tú a él, o, simplemente, que el SC no es un buen mando. Bueno, a ver: uno se tiene que adaptar a todos los mandos nuevos, en mayor o menor medida; famosos son los diálogos para besugos en Twitter y foros sobre si el Dualshock 4 no se coge bien, los sticks no están bien puestos, que si el mando de la One te agarrota la mano… Aproximaciones simplistas que se hacen siempre ante las cosas nuevas.

Muy al contrario de lo que el ánimo del consumidor más casual cree, cuando algo viene con novedad o cambio de paradigma, hay que hacer un esfuerzo consciente por abrazarlo, y no ser un mero buzón de correos acomodado con la boca abierta, pero claro, nadie tiene la obligación de cambiar, de querer cambiar o de intentarlo siquiera. Y el SC no es para cualquiera. Demanda del usuario, y mucho. Tiene una curva de aprendizaje me atrevería a decir que hasta cruel, te descoloca a lo bestia de tus hábitos (por no decir prejuicios) psicomotrices, te hace sentir torpe, como la primera vez en la vida que tocas un instrumento musical o pones tus pies y manos en los pedales y palanca de cambios de un coche. Pero, sobre todo, NO ES UN MANDO.

Lo parece, tiene botones, tiene un stick, tiene una forma que recuerda vagamente a un mando de Xbox… Pero en esencia no es un mando. Si lo fuera, sería fácil y rápido hacerse a él. Nadie ha necesitado días para pasar del Dualshock 3 al mando de 360, ni ha necesitado horas para entender el botón/touchpad del Dualshock 4. Porque esos son mandos.

Esto es una traslación de los esquemas de, por un lado, teclado y ratón, y por otro lado de un mando, a una forma, una interfaz, que requiere adaptación y aprendizaje. Por ejemplo: en un RPG una asociación de comandos podría ser “tecla M -> botón A”. Al usarlo, no tienes la inmediatez de asimilar “el botón A del mando abre el menú”, que es un aprendizaje sencillo, sino que te enfrentas a una traducción motriz: “en el teclado la M abre el menú, así que en el mando pulso A, que es la M”.

Esta dificultad es lógica: en un teclado tienes decenas de teclas y en el SC tienes unos pocos botones. Para cada juego, uno debe aprender y memorizar una asociación, y automatizarla. Cuesta trabajo. Esto no es como jugar un RPG adaptado a consola, que si le das al botón “back” sabes que te sale el mapa en casi todos los juegos.

Los usuarios más fieles seguramente acaben por hacerse esquemas mentales de cómo mapear las cosas según género, seguramente, pero claro, esto lleva cierta energía mental, cosa que no solemos querer gastar en el tiempo de ocio.

¿Esto lo hace bueno? No. Lo hace difícil. Lo hace minoritario (estoy convencido de que esto no va a sustituir a nada, ni va a triunfar), y es una solución concreta para juegos concretos en casas concretas. Si usted vive en su habitación con su PC a la manera tradicional, no tiene sentido que se compre este dispositivo.

Hay juegos que traen en PC un esquema de control para mandos normales. Pongamos The Witcher 3. ¿Aquí es mejor usar el SC? Para nada, es tontería. Va a ser mejor un mando de 360 y a tirar millas.

¿Quiere usted jugar a Divinity Original Sin en el salón un rato? Ahí es donde empezamos a entendernos.

El SC es un dispositivo problemático y tiene pinceladas de genialidad. Si estás en un juego, sólo tienes que pulsar el botón guía, y tendrás un menú para configurar el mando. Aquí puedes mapear todos los inputs de la manera que quieras, pero lo bonito es que tienes un apartado en el que cargar directamente una configuración del desarrollador (evidentemente muchos juegos aún no la tienen ni la tendrán), y un apartado de aportaciones de la comunidad, donde aparecen presets hechos por usuarios que puedes probar tranquilamente. Pones el cursor en uno de ellos, pulsas A y ya está cargada esa configuración para ese juego. Genial.

¿Algo malo? Pues sí, posiblemente pases mucho tiempo sólo probando configuraciones y no jugando. Uno tiene que activamente decidirse y atenerse a una configuración y dedicarse a JUGAR. Hay que sentirse con ganas y tener dedicación para esto, no engañemos a nadie. Además muchas configuraciones de usuario son simplemente malas. Hay una en el Wolfenstein que pone el Aim Down Sight (apuntar con la mirilla, vamos) y el disparo en el mismo gatillo. Todo son quickscopes, lleves pistola o  fusil automático (risas). Otra añade sensor de movimiento en una de las palas traseras, y la mezcla resulta un caos.

Uno vuelve después a la consola, enciendes, todo está en su sitio, y sientes como si hubieras vuelto a casa, es tan fácil… Con el SC la vida es dura. Pero no dejas de pensar en las posibilidades. Ayer volví a la Xbox después de horas de pruebas y sentí alivio, pero a la media hora me picaba el gusanillo (Cada cual de nosotros es un mundo).

La curvatura para el hueco de las manos, que tan rara parece (invertida a los mandos normales), es genial. Llena la mano perfectamente y pone los pulgares a la altura ideal, no para palancas, sino para esa superficie plana. Luego en comparación el Dualshock 4 (sobre todo) parece que lo estás cogiendo sólo con la punta de los dedos y te falta algo.

El trackpad derecho tiene un problema. La caída natural del pulgar en el mando cae un poco a la izquierda del centro del trackpad. Es ligeramente cóncavo, pero no tanto como para, al tacto, estar seguro de si estás en el centro o no. Creo que esto se debe a que es quizás un poco grande, y como no cabe con respecto a los demás botones cercanos, el centro queda un poco desplazado a la derecha de lo que sería deseable. Yo le hubiera quitado casi medio centímetro de diámetro y lo hubiera movido un poco hacia el centro del mando. Para ser preciso, tienes que forzar el pulgar un poco angulado a la derecha, al menos en mi caso. Por cierto: tendemos a manejarlo con la yema del dedo, pero funciona mucho mejor si ponemos el pulgar doblado, tocándolo con la punta.

Algo que no he sabido configurar es que el borde del círculo responda al toque. Si quieres mover la cámara en un juego en tercera persona rápidamente, no vale con poner el pulgar en el borde del círculo, sino que tienes que tocar algo más cerca del centro, y hacer un movimiento de desplazamiento hacia el borde hasta llegar a él para que interprete que quieres girar a máxima velocidad. Creo y espero que esto sea configurable (pero vaya, las opciones de los trackpads son abrumadoras y no se autoexplican muy bien).

¿Es el SC una panacea? Ni de lejos, es un experimento. ¿Va a cambiar la vida de los jugadores de PC? En absoluto. Que nadie juegue un CoD con esto, por favor, no se autoimpongan ese castigo. ¿Ofrece alternativas concretas para juegos concretos en salones concretos? Desde luego que sí. Juegos para un jugador, juegos en tercera persona que no sean shooters y no tengan un esquema de control para mando tradicional, RPG de vista cenital, ciertos juegos de estrategia por turnos… Hay un montón de cosas que se pueden hacer, se hacen bien, se hacen interesantes y pueden (algunas) ser mejor que con un mando normal.

No lo recomiendo, no lo compre nadie que busque un mando mejor. Pero pruébelo en casa de alguien que lo tenga, haga cosas con él que no puede hacer con un mando normal. Abra el teclado y escriba con él, qué raro es, pero qué bien empiezas a escribir al rato con sólo dos dedos. Experimente y después, si eso, póngalo verde. El tiempo lo va a poner en su sitio (pequeño y desconocido sitio), sin duda.

Publicado en GAMING | 3 comentarios

POR QUÉ AL FINAL UNO ABANDONA DESTINY (PVP ONLY)

dest

TL;DR: el emparejamiento de jugadores en Destiny te puede perjudicar bastante y alejarte del juego.

El Crisol de Destiny es muy divertido. También es exigente, duro, y lleno de jugadores muy hábiles. También requiere cabeza, estrategia, sangre fría y nervios de acero. Pero no es un lugar imposible de habitar… Hasta cierto punto.

Complementar la parte PvE de Destiny con el Crisol le da al título una vida larga, y se puede decir que si te gusta, amortizarás la pasta que te costó el juego más todo TODO lo que te cobran, te vuelven a cobrar, etc.

Pero hasta el Crisol te pone barreras y abusa, y abusará, de ti. Me explico.

Jugadores los hay diversos y de niveles de habilidad muy distintos. Un jugador se mantiene motivado si aprecia una progresión razonable y equilibrada entre sus aciertos, sus errores, las horas dedicadas y el aprendizaje de técnicas, mapas etc. Si no hay progresión, deja de ser divertido, como si lo único que te encuentras es un muro infranqueable en el que parece que todo el mundo es mejor, más fuerte, más rápido, tiene mejores armas y ventaja de conexión. En esos casos lo normal es acabar por dejar el juego, como está sucediendo y se puede comprobar en cualquier web de tracking de Destiny.

Increíblemente, Destiny se dispara en su propio pie cual miembro de la Casa Real a la hora de tratar a los jugadores del PvP, y todo reside en las reglas de matchmaking que el juego implementa. En cierto modo, para el grueso de los jugadores (entre los que me hallo), el Crisol se auto transforma en injugable a partir de un determinado momento de la vida del título (o mejor dicho, de tu propia evolución como jugador PvP), y es debido a cómo decide emparejar a los jugadores según sus estadísticas. Estas reglas de matchmaking no son evidentes, pero hay bastante gente que tanto en Reddit, como en Twitter y Youtube, más o menos cercanos a Bungie y conocedores del tema, señalan y denuncian, porque están mal ideadas (para el jugador medio, claro).

Resumo:

  1. El matchmaking en principio atiende a criterios regionales: jugadores próximos serán emparejados antes que jugadores lejanos.
  2. Después, el emparejamiento se basa en el nivel de habilidad del jugador: a mayor nivel de habilidad, rivales mejores busca.
  3. El matchmaking no ignora el hecho de que haya fireteams buscando partida, de hecho lo tiene en cuenta, pero lo hace para penalizar a quienes no van en grupo (que somos muchos).

Hasta ahora todo puede parecer razonable, pero ¿dónde está el problema? Pues que cuando llegas a una k/d ratio superior a 1.4, directamente el juego se olvida del criterio regional y busca sistemáticamente a jugadores con ratio mayor que la propia. En principio, también parece razonable: si juegas contra gente mejor que tú, en algún momento mejorarás ante el desafío. PERO:

La gran mayoría de jugadores con ratios altas son gente que siempre juega en fireteams, con la ventaja que ello da sobre los lobos solitarios. Además, esas ratios suelen subir gracias a los modos 3v3, que son los más competitivos, en los que no es posible triunfar sin comunicación y coordinación casi militar. Estos fireteams en 3v3 tienen ratios victoria/derrota sobre el 80% porque son emparejados con jugadores solitarios sistemáticamente. Ir en equipo deriva en números inflados (no digo que injustamente, ojo, pero esto es un hecho).

Cuando tocas el techo de 1.45 de k/d ratio, automáticamente y sin que puedas evitarlo te emparejan a ti y a cuanto lobo solitario haya en tu situación con equipos de cerca del 2 k/d y SIEMPRE en fireteams.

Cuando pasa eso, la proximidad geográfica deja de funcionar como regla, y cuando eras peor jugador, todas las barras de conexión eran verdes y brillantes como la hierba fresca, pero a partir de 1.45, todo se llena de barras amarillas y rojas, jugadores que son a la vez máquinas de matar en equipo y figuras lagueantes que se teletransportan y son inmortales a disparos de francotirador en la cabeza.

En Destiny la k/d ratio tiene otro valor distinto a otros shooters, precisamente por esto. En cualquier shooter, una ratio de 2 se considera buena, bastante, pero no es rara, de hecho es bastante habitual. Mucha gente puede moverse entre el 1.5 y el 2 siendo jugadores simplemente correctos y eficientes.

En Destiny, a partir del 1.45 entras en el top 9% de jugadores mundial. O sea, el 91% de jugadores están por debajo de 1.45. En Destiny, a partir de 1.9 entras en el top 1%. Ratios de 2 y pico son realmente raras, y por encima de 3 son verdaderamente excepcionales (jugadores como Mtashed -PS4- o Arctic Zyn -Xbox- destacan muy por encima del resto).

Por diseño y decisión de desarrollo, existe un “interruptor” implícito que pone fecha de caducidad al Crisol para ti, jugador, si no puedes jugar sistemáticamente y sin condiciones con gente en patrulla.

Mi caso: empecé a jugar en Xbox hace poco, teniendo mejores resultados que en PS4 por la calidad del Xbox Live, principalmente, y porque al ser personaje nuevo, el matchmaking es puramente regional: te juntas con jugadores cercanos, sean buenos o malos. Los malos te los cargarás, de los buenos aprenderás cosas.

Rolling K/D = la ratio global según evoluciona con el tiempo. Collection K/D = ratio específica de un único día

Mejorando gracias a jugar con cabeza y siguiendo tutoriales y consejos de grandes jugadores, me planté en k/d 1.49 hace una semana. A partir de ese momento, se acaban por sistema las barras verdes de conexión y los gamertags medio reconocibles como españoles. Una semana entera de malas conexiones, jugadores inmortales, equipos enemigos llenos de fireteams y gente con ratios rondando el 2.

Me vuelvo a PS4, donde tengo algo por encima de 1.3, y siendo la consola mucho peor para el online (más habituales las malas conexiones en otros jugadores incluso cercanos), partidas estupendas, gente solitaria contra gente solitaria, jugadores con ratios por debajo de 1.3, incluso del 1 muchas veces. Hago auténticas matanzas y empiezo a subir mis números otra vez. ¿Qué pasará si sigo jugando y mejorando en PS4? Que en cierto momento, las reglas cambiarán y se volverá injugable.

Ojo: siempre habrá jugadores mejores que uno, y peores. Lo que está claro es que si el emparejamiento fuera exclusivamente por calidad de conexión, estadísticamente tendrías una mayoría de partidas que reflejarían tu calidad de jugador con fidelidad. Pero si por sistema el juego te pone contra gente que no puedes derrotar por muchos motivos y ninguno justo, entonces, lo único que te queda es morir, perder, morir y perder, hasta que tus números vuelvan a ser malos, y la regla de proximidad vuelva a ser prioritaria.

Personalmente, en Xbox en una semana sólo he ganado 2 partidas, y acabar con ratios por encima de 1, en unas 4, tras muchos días de continuo y medible ascenso. En PS4, la mayoría de partidas acaban por encima de 2 y con más del 60% de victorias.

Debe ser el primer juego que plantea algo así, porque muchos youtubers y jugadores populares lo están denunciando, y anunciando que el PvP podría, si no morirse, perder muchos miles de jugadores cansados de ser metidos en una batidora contra la que no puedes hacer nada, metódica y diariamente.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

ME CAGO EN LA PUTA

30 frames es más de lo que el ojo porcino puede procesar

30 frames es más de lo que el ojo porcino puede procesar

Resulta que no ha pasado un año y los nuevos títulos en nextgen YA están apuntando a los 30 frames por segundo. Ya. A estas alturas del partido. O sea, que hemos multiplicado por 16 la RAM disponible, por no sé cuanto la capacidad de proceso y no sé qué historias de teraflops, y estamos a 30 frames que ni son estables la mayoría de las ocasiones.

Pues muy bien.

Resulta que no hay juego online competitivo que funcione como está establecido. No hay más lag en el resto de la historia de los videojuegos, todo sumado, que el que hay en los juegos multijugador desde el día 1 de enero de 2013. TODO el puto lag del mundo se ha juntado en los 11 últim0s meses.

Pues muy bien.

Resulta que sale un nuevo CoD como 10 meses después del anterior, que había sido una puta mierda, y TACHÁN, la gran novedad, los putos jetpacks que ahora están en todos lados, muy bonitos y todo lo que quieras pero el juego NO FUNCIONA (detección de impactos, lag, más lag, MÁS LAG), oh, sopresa, hijo de puta.

Pues muy bien.

Resulta que te compras la enésima puta remasterización con toda la ilusión por llevar otra vez al Jefe Maestro y ah, qué cosas, dos semanas y pico y no funciona el matchmaking. Joder, qué bien. Pero espera, que has pagado por todo el lote y cuando quieres ver la seriecita de televisión de marras, hay un bug que te dice que tienes que comprar el puto juego para ver la serie, precisamente lanzándola desde el juego que ya has comprado.

Pues muy bien.

Resulta que tras 11 meses de penurias por fin parchean el juego de tiros que te gusta, y comienza a funcionar bien, pero claro, no te emociones, cabrón. Tienen que volver a parchear para sacar el último DLC de las pelotas que a nadie le interesa y que nadie va a jugar dentro de 3 semanas, y VOILÁ, MOTHERFUCKER: el juego está roto otra vez. Vete a tomar por culo, Dice.

Pues muy bien.

Resulta que te vas al PC y a los cabrones de turno no les sale de las pelotas optimizar (0 sea, hacer que funcioneN) los juegos que valen 60 pavos de salida, y teniendo un equipo de gama alta te tienes que chupar una inestabilidad de framerates y unos stutterings que no hay córnea humana que las soporte.

Pues muy muy bien.

Resulta que te vuelves a Battlefield 3, con la esperanza de que sea el reducto de la gente con buen gusto, y te encuentras para empezar que sólo hay servidores alquilados, que al 85% son “sniper & knife only” o “no RPG/SMAW/M320/C4/SHOTGUN/DRM/ER COÑO TU MARE CABRÓN”, me cago en DIOS. Pero espera que no acaba ahí la cosa: ahí no controla ya ni la mujer de la limpieza de EA y hay siempre entre 3 y 5 gilipollas con cheats de autoaim, wallhack y one shot kill, jodiéndole la diversión a todo el mundo.

Pues muy requetebién.

Aquí no se salva ni Cristo, vaya puta mierda de ocio, vaya mierda de industria, vaya mierda de gente, vaya mierda de todo. QUE LE DEN POR EL CULO.

Publicado en GAMING | Etiquetado , | 1 Comentario

EL FUTURO DE XBOX ONE

EL FUTURO DE XBOX ONE

EL FUTURO DE XBOX ONE


Hace unos días mi Xbox One retomó su lugar junto al televisor, lugar que había perdido hacía ya unos meses. He de reconocer que he tenido mis más y mis menos con la máquina (como los he tenido con la otra, la de Sony), incluso llegando al punto de pensar en deshacerme de ella. Me alegro mucho de no haberlo hecho, porque me encantan los cacharricos estos. Esta tiene un sistema operativo, y por lo tanto, capacidades, que me temo no vamos a ver en su directa competidora en todo su ciclo vital, así que sí: la One mola.

Todo el rollo de afiliarse a muerte con una marca u otra la verdad es que ya me la va soplando bastante, PCmasterRace mediante, pero lo cierto es que me da cierta melancolía pensar que la One no tenga el justo reconocimiento que merece, sobre todo en nuestro país, que la ignora bastante (7/1 dicen que va el ratio PS4/XBO).

No deja de ser una gran máquina que tiene sus luces y glorias, y que con la política comercial competitiva correcta por parte de Microsoft (que puede permitirse hacer con ella LO QUE QUIERA $$$) podría volverse atractiva a los ojos de muchos jugadores. Pero jugadores de los de verdad, no de los de Fifa anual y Duty y sanseacabó.

A lo que iba: dos cosas me tienen con las orejas de punta. la primera es la llegada de exclusivas, que hay de todo como en botica. Las que me atraen, y las que no. El tal Sunset Overdrive no me entra ni con pan, PEEEERO ante el olor del Quantum Break y la muy próxima Master Chief Collection empiezo a salivar muy fuerte. The thirst is real. Seguir leyendo

Publicado en GAMING | Etiquetado | Deja un comentario

PUEDO PREDECIR EL FUTURO

Año 2015. Oficinas de Polygon (www.polygon.com). El mensajero ha dejado un pequeño paquete sobre la mesa de Arthur Gies (@aegies), redactor de la web.
Su buen amigo Phillip Kollar (@pkollar) pasa junto a la mesa y se percata de la presencia del misterioso paquete:

-¡Hey, Artie! ¿Qué es eso que tienes ahí?

Arthur gira la cabeza distraído de la pantalla donde está jugando a la Master Chief Collection en su Xbox One Day One Edition.

-Eehmm… No sé, Phil. ¿Lo abres?
-K…

Ben Kuchera (@benkuchera) asoma la despejada cabeza tras el biombo de su mesa, con una misteriosa sonrisa en la cara:

-Creo que es algo de Naughty Dog.
-¿No jodas? ¿A ver? -responde Phil.

Tras abrir el paquete, Phil sostiene en alto una copia de Uncharted 4, el exclusivo de Playstation 4. Gies mira fijamente la caja del disco, y echa un rápido vistazo a su escritorio. Con mirada ausente, observa el pequeño desnivel de la pata delantera derecha de la mesa, que provoca una ligera cojera en la misma. Calcula mentalmente el grosor del juego. Se levanta y le arrebata a Phil el disco de las manos.

-Dame. Esto me hará un apaño en la mesa.
-Coño, Art -masculla Kollar-, que te toca a ti analizarlo, ¿sí o qué?

Arthur Gies se sienta, abre un cajón del escritorio y de una bolsita de terciopelo saca un gastado set de dados de jugar al rol. Coge entre el índice y el pulgar un dado de diez caras. “No”, piensa. Suelta el dado en la mesa y saca otro, esta vez de seis caras. Lo arroja contra el suelo, junto al juego que ya calza el escritorio. Sale un 4.

-Un cuatro, chicos. Ya está analizado.
-Coño, Arthur -espeta Kollar con algo de incomodidad evidente-, esa nota es DEMASIADO baja… Vuelve a tirar el dado, por favor.

A regañadientes, Gies recoge el dado y vuelve a tirar. Sale un seis.

-¿Contentos?
-Conformes. No hay que poner notas tan a la ligera, hombre. Bueno, chicos, muy bien. Sigamos trabajando duro.

Otro día de sesudo y duro trabajo en las oficinas de Polygon.

“Aún no ha pasado, pero VA A PASAR”.

Publicado en #MICROCUESCOS, GAMING, HIJNORANZIA SUMA | 4 comentarios

THE LAST OF US EN VERDAD OCURRE EN ANDALUCÍA #microcuesco

The Last of Us en realidad sucede aquí, en el sur, en Andalucía. A estas horas de la tarde en verano, cuando aún el sol no se ha ido y el calor ya no mata, sólo adelgaza, y por eso todavía las calles están vacías, silenciosas, muertas. Postapocalípticas.

The Last of Us ocurre aquí, cuando sacas las basura a esas horas, y caminas calle abajo, solitario, y miras al pasar por las puertas hacia el interior de las casas. Y ves una penumbra. Y en la penumbra se adivina, semioculta, una señora mayor. Sentada en una silla de anea, con la puerta y las ventanas abiertas, con un abanico del siglo XX en una mano.

No mira la televisión. No lee. Sólo observa desde lo profundo del pasillo, o del recibidor de la casa, en la sombra, en la corriente de aire que va del patio hasta la calle. Mira hacia afuera, con la vista perdida, hacia el infinito.

The Last of Us ocurre en el olor acre de su faja sudada, de su holgado vestido de algodón de señora mayor. Ocurre en el tinte violeta del pelo cada vez más ralo. Ocurre en el aire viciado que sale por la puerta, con ese olor a estancado, que te invade las fosas nasales y repta dolorosamente hasta tu cerebro, como el más virulento de los cordyceps. Pero sobre todo ocurre en los ojos, perdidos, autómatas, con ese brillo inerte de canica de cristal, que se mueve sutilmente y te hace saber que el chasqueador andaluz te ha visto.

The Last of Us ocurre en cada casa de pueblo en verano, en cada silla que ha visto cientos de horas de atardeceres calurosos. En la mirada de decenas, cientos quizás de señoras que pasan vidas, siglos, eternidades, mirando a la calle. En una vida suspendida en el tiempo, en una no muerte infestada.

The Last of Us ocurre en esa deshumanización acostumbrada, tomada por normal, porque también lo es. Y caminas con aprensión ante la presencia de estos infectados, y cuando haces el camino de vuelta, te obligas a no mirar, para no volver a cruzarte con el brillo frío, muerto, de esas canicas sedientas, curiosas, de algún tipo de sangre.

Y a veces se me antoja, entre penumbras, que de sus cuellos, de sus orejas y cráneos, salen formas retorcidas como setas, como coliflores, como estambres. Como infestados de esta Andalucía en la que estamos los últimos de nosotros.

Publicado en #MICROCUESCOS | Deja un comentario

BALADA DEL FANBOY #microcuesco

¿Sabéis en qué consiste jugar? No, amigos, no consiste en pasarlo bien, no consiste en divertirse. Ni siquiera consiste en disfrutar. Uno sólo es un auténtico jugador cuando tiene un compromiso de marca definitivo. No se trata de disfrutar de los gráficos, o del juego más divertido. Se trata de tomar partido por uno o por otro, y llevar esa afiliación hasta la muerte.
Yo soy el FANBOY, y desde mi trono de la verdad os digo: no es importante tener una experiencia de juego completa y satisfactoria, no es importante disfrutar y pasarlo bien jugando a los juegos de tu consola; lo realmente importante, lo que cuenta de verdad, es tener la certeza de que la experiencia de juego de los usuarios de la marca rival no es tan completa como la nuestra. Con lo que uno disfruta no es de pasarlo bien, sino de saber que los demás no lo pasan tan bien como uno.
Porque los juegos de la otra son una mierda. Y lo digo sin siquiera probarlos.
Hasta luego, amigos. Voy a poner unas velas en el pequeño altar que le tengo puesto a mi consola favorita.

Publicado en #MICROCUESCOS | Deja un comentario

LA DEMOCRATIZACIÓN DE LOS MEDIOS #microcuesco

Qué gran avance en las libertades sociales ha sido esto de la democratización de los medios, el poder poner al alcance de todos una voz y una (pseudo)identidad que puede llegar a todos lados. Es encantador.

Una de las mejores que cosas que tiene es sin duda, que cualquiera puede ser escuchado y opinar sobre cualquier tema, incluso sobre aquello de lo que no tiene ni puta idea.

Por ejemplo, a mí me encanta la física cuántica, me parece una ciencia supercuqui y muy estilosa, todo el mundo debería llevar una bata de físico cuántico a las fiestas, seríamos todos mucho más felices.

Cita | Publicado el por | Deja un comentario

BREVE APUNTE SOBRE EL FANBOYISMO

 

¿LOCURA TRANSITORIA? ¿PARANOIA CRÓNICA?

FANBOYS

Lo de ser un fanboy es tan legítimo como inexplicable. Legitimo, porque cada uno puede hacer con sus filias y adhesiones lo que le salga del nabo, como en política, religión y aficiones deportivas. Inexplicable, porque a menos que no me haya yo enterado y las compañías repartan pan y bacon calentito entre los desfavorecidos en según qué barrios, no existen motivos objetivos para casarse con nadie (como en política, religión etc.).

Pero no entremos en las causas, ya que es imposible llegar a conclusiones lógicas; sólo dejadme exponer un punto de vista sobre un aspecto muy concreto del fenómeno.

Un fanboy se decanta por una marca, y (aparte de esparcir mierda sobre las demás), se dedica a atesorar las máquinas y juegos correspondientes. Con la cosa de que claro, jugar jugamos todos y le echamos más o menos tiempo, y eso significa comprar juegos, ¿no?

Uno acaba comprando juegos para su máquina cuantos le gusten, apetezcan o necesite, y el fanboy (normalmente), de su única máquina de su adorada marca, compra, compra y compra títulos. Un buen fanboy atesora una bibliteca más bien extensa de sólo una máquina, o al menos así debería ser según el libro sagrado de los fieles.

Si nos ponemos a echar cuentas de los precios de los títulos, podemos ver que con facilidad por el precio de 5/6 juegos te costeas una máquina (aproximadamente).

A ver, que uno es fan de lo que quiera y tiene todo el derecho, pero digo yo: ¿no estaría bien dejarse de pajas mentales, renunciar a 5/6 juegos purrieros del catálogo de tu consola favorita (que tiene juegos malos, y lo sabes, y te los has comprado porque SON de la tuya, mamón), y abrir tu mente a otras posibilidades?

¿Acaso no es posible abrir los brazos a la odiada competencia, renunciado a lo peor de tu amada, para conocer lo bueno que el odiado enemigo tiene que ofrecer? Porque HOLA, SOPRESA: resulta que el enemigo tiene MUCHO bueno que ofrecer.

Yo mismo lo tengo todo. O sea, todo, joder. No me he perdido ni una máquina de todo lo que ha salido desde 2006. Ni siquiera la Wii original, demonios. ¿Acaso he gastado más dinero que un talifán en total, entre máquinas y juegos? Pues no, seguro que si nos ponemos a sumar coste de máquinas + biblioteca, no he gastado más dinero que el que, por ejemplo, en su Wii tenga 70 juegos (de los cuales, seamos sinceros, buenos buenos no pueden serlo todos).

¿Por qué no nos dejamos de polladas y aceptamos que, querido sonyer, Gears of War es una experiencia imprescindible? ¿Por qué no te cortas las uñas, querido xboxer, y te enteras de que Uncharted es magistral y delicioso? ¿Por qué no te bajas de la puta montaña, nintendero, y te enteras de que TLOU y Halo son ya historia del videojuego por derecho propio, e influencia innegable en el futuro de la industria?

Yo, muy contento de tenerlas todas y poder jugar a lo mejor de lo mejor de todos los mundos, oigan.

Publicado en GAMING, HIJNORANZIA SUMA | 6 comentarios

¿DIGITAL O FÍSICO?

¿Digital o físico?

¿Digital o físico?

Se pone uno a pensar en que sale un juego nuevo, y como vives en el quinto carajo no hay opción de comprarlo el día de salida, por pitos o flautas. Mire usted que me gusta Amazon, y que salvo raras excepcioes te lo traen a tu puerta el day one y santas pascuas, y venga, venga a aumentar esa deliciosa biblioteca de juegos físicos que tanto nos siguen gustando a algunos trogloditas.

El tema: las cosas como son. En la nueva generación lo digital va bastante bien, muy bien de hecho, y tan sólo con 30Mb de descarga bajarse un juego grande lleva un tiempo aceptable (mejor con 200, amosnomejodas, pero hay que mamar). La Xbox One la “jodía” parece que pide digital, tenían razón los visionarios en eso, biblioteca digital y tira p’alante, más cómodo imposible. La PS4 tres cuartos de lo mismo, descarga mucho más rápido que su antecesora y apetece no tener que estar cambiando discos cada vez que se tercie.

Ahora la One acepta el almacenamiento externo, y tengo ahí dos discos duros de 500GB muertos de risa… El espacio de almacenamiento no es problema. Ya está resuelto, de hecho.

A la PS4 me apetece cambiarle el disco por uno SDD, el más grande que pueda (coño, algo razonable), no me duele pagar lo que valga aunque ahora son caros. Además, parece ser que la consola con forma de pastilla juanola gigante ve su rendimiento de carga muy mejorado (texturas incluidas) con un disco así… Voy a hacerlo.

Todo lo de pasarse a digital se me antoja ventajoso. Todo menos los precios, claro. Si vale en digital igual o incluso más que en físico, pues yo le digo a usted que, por el culo, no. Pero lo más importante, lo atávico y de jugador a la vieja usanza: perder el soporte físico que tanto me gusta, pues como que me resisto a ello. No sé, será algún tipo de manifestación de coleccionismo, pero me encanta ver cajas de juegos en la estantería, junto a mis libros y mis CD, DVD y BR… Seré un sentimental.

Creo que acabaré haciendo la transición. Las máquinas lo favorecen. El tiempo y la comodidad lo favorecen. Me dolerá dejar de tener el objeto tal cual. No tanto por las cajas de PS4, que no son muy allá, pero sí por las de One, que hay que reconocerlo, son elegantes y bonitas las jodidas.

Justo al revés que en la anterior generación.

Publicado en GAMING | 4 comentarios